Radios católicas, entre luces y sombras (I)

domingo, 14 de mayo de 2017

Un oyente para una radio comercial puede ser una ficha, para una comunitaria pueblo, para la católica pueblo de Dios. Las radios católicas tiene tanto derecho a estar en el dial como cualquier otro medio pero quizá todo medio erra cuando es corneta de alguna institución y se dedica sólo a hablar de ella, de sus asuntos. 

Sabías que la primera emisora comunitaria en el mundo que enseñó a leer y escribir desde el dial fue de inspiración católica. Sabías que ya son poco más de 1.000 las emisoras católicas en la región. Sabías que las radios católicas han sido primer espacio de formación para locutoras y locutores en toda la región.

La radio católica y todo medio en general erra cuando envasa mensajes. Lo digo con respeto, creo que a muchas radios católicas les falta radio. Invitados: Mons. Rolando Álvarez. Doctora Leticia Soberón. Cardenal Leopoldo Brenes

Las radios católicas tienen muy bien definido su público, sus aportes espirituales suelen ser máximos, son profundas en sus discursos, los oyentes no son monedas, suelen ser radios con respeto por los demás, trabajan por la educación en valores, en fin. A las radios católicas les sobra oralidad. Algunas transmisiones son cables que se ponen de un lugar a otro sin privilegiar lo radial. Algunos de sus formatos se mantienen por años. La escucha puede ser alta, pero la participación mínima, entendiendo que participación es más que llamar a la radio. Ante la no exploración de formatos se convierten en medios de una sola vía. Sus riesgos creativos son mínimos. Falta formación, capacitación en el área de radio. Aun no habitan con fortaleza el ecosistema virtual. Muchas de ellas tienen clubes de oyentes y no audiencias.

Quizá también le interese