Libro. Radios católicas

lunes, 6 de junio de 2011


Muchos son los colores y denominaciones de la radio. Las estaciones católicas y evangelizadoras se presentan en el dial para comunicar lo suyo. Quieren alejar a sus oyentes de todo lo que ofenda a Dios. Han pactado compartir un mensaje de amor que no se rompe y salva. Salva para siempre. 

¿Cuál es el papel de estas radios, cómo enfrentan su programación, quiénes son los productores sonoros del Evangelio, cuáles son sus géneros y formatos cuándo hablan de Dios, cómo se meten en el barrio, la calle, son radios con nuevos oratorios domésticos, radio fieles, iglesias en el mundo electrónico con una nueva localización de lo sagrado? Hablar de radio es hablar de todas las radios y hoy dedicamos este Post a las estaciones católicas.  

Este escrito, con todas sus limitaciones, pretende provocar la reflexión al interior de las emisoras católicas. Hablar con el lector – productor sobre la función que ellas cumplen dentro de la Iglesia. Discutir y tener desencuentros sobre la práctica de una radiodifusión evangelizadora. Proponer y buscar criterios éticos, estéticos y de participación desde un horizonte enriquecido por formatos más cercanos a la comunicación.

Bienvenidos al libro. A la búsqueda de un perfil y una ayuda para obispos, sacerdotes, religiosas y laicos que enfrentan el reto diario de hacer visibles sus ejercicios comunicacionales para cumplir, desde esa esquina, el mandato de lanzar la red.

En el capítulo primero el lector se encontrará con la comunicación eclesial. De allí, salta y se cruza con la especificidad del medio, los nombres de la radio y luego, el acento cae en el tema de fondo: las emisoras católicas. Los capítulos cinco y seis hablan de la jerarquía y la capacitación. Después, aparecen las audiencias, la producción y las muy siempre útiles: campañas radiofónicas. Temas, los tres, que causarán posibles desencuentros con el lector y como no siempre se tiene que estar de acuerdo, una mirada provocadora.

En el capítulo diez discutiremos sobre transmisiones en directo. Después, una mirada a los recursos y la sostenibilidad del medio. Revisaremos las jornadas al aire, a veces, con discursos fúnebres, tristes y prohibitivos. En la esquina de la cabina escuchamos a un comunicador hablando de una Iglesia viva desde formatos “muertos”. Ya en el cierre se abandona al lector con dos escenas sugerentes: una serie de propuestas sobre la dinámica de las estaciones aquí estudiadas y algo del camino recorrido por algunas de ellas.

El lector – productor, controvierte, se acerca y toma distancia del texto para decir que No y proponer miradas nuevas. Pero, lo más importante es que se problematice, se pregunte. A todos los amigos y amigas que gozan y padecen necesidades comunes al momento de pasar el mensaje en los distintos escenarios latinoamericanos, les deseamos un feliz viaje por el texto. Una actitud crítica y un espíritu de revisión a sus iniciativas evangelizadoras desde el medio de comunicación que aquí nos ocupa. La radio.

Si ha encontrado útil este artículo, copie y comparta el enlace.
http://titoballesteros.blogspot.com/2011/06/libro-radios-catolicas.html